Ya probaste el chiquito

July 28, 2016

Más cerca de Río, mayor es la exigencia. De eso se trata esta preparación. Sí, también sirve para disfrutar el baño de cariño que dieron las 12.000 personas que explotaron Tecnópolis, un condimento hermoso que confirma la comunión de esta Selección con la gente, por pasado y presente. Pero el juego manda. Y el equipo de Hernández se topó con Lituania, rival que verá en los Juegos y que es candidato a medalla. La intensidad y el roce, a poco de la cita olímpica, fueron similares a los de la competencia y un tanto lejanos a los de un amistoso. Y en ese baile, Argentina bailó como se debe, con la certeza de que puede competir de igual a igual. La moneda final cayó para nuestro lado en un final rarísimo, con dos suplementarios, algunos fallos dudosos de los árbitros y un golazo ganador de Campazzo. Pero, al fin y al cabo, el 86-85 es anecdótico y suma de cara al viaje a Brasil.

 

 

La previa es para ir encontrando las mejores sensaciones posibles para llegar de la mejor manera a ese 7 de agosto, día del debut contra Nigeria. Y en esa búsqueda de cuestiones positivas, el primer cuarto dejó a la intensidad defensiva como un punto a favor. De hecho, los europeos sólo anotaron dos tantos en 8 minutos. Anticipación, buena lectura y cuidado del rebote. En esa línea, lo de Delía fue genial porque anuló a Valanciunas, pivote top a nivel mundial. Pero así como se lució atrás, la Selección no arrancó adelante. Y el 10-7 del primer cuarto pasó a ser una corrida desde atrás ante un rival mejorado y que también estuvo fuerte atrás. Sin circulación ni eficacia (8-31 en el PT, con 3-13 triples) y sufriendo con el rebote propio, lo mejor estuvo en la manos de Ginóbili, otra vez con un rodaje superlativo para sus problemas físicos de semanas anteriores.

Y al buscar puntos altos, también hay que guardar el último cuarto, con los dorados en el banco para que los demás se suelten y tomen protagonismo y responsabilidades. Laprovittola agarró la posta y se potenció en la doble base con Campazzo, Garino fue el equilibrio con su capacidad defensiva y entrega física, y Mainoldi hizo lo suyo, meterla desde afuera. Ellos forzaron un final cerrado. Tan así que hubo suplementario tras el triple de Javtokas que no valió (fuera de tiempo). Ya con Scola (pero sin Manu, Chapu y Delfino), hubo palo y palo y fue para cualquiera. Parecía de los lituanos, pero una avivada de Facu le dio dos libres a Luifa, que falló el segundo para otra prórroga. Sin el capitán (cinco faltas), parecía perdido hasta que llegó Campazzo con la joya del cierre.Una linda alegría para seguir sumando.

 

Síntesis

 

Argentina (86): Laprovittola 9, Ginóbili 11, Nocioni 7, Scola 17 (x) y Delía 2 (f.i) Delfino 2, Acuña 2, G. deck 1, Campazzo 16, Garino 5 y Mainoldi 8. DT: Hernández.

 

Lituania (85): Kalnietis 7, Seibutis 7, Kuzminskas 2. D. Sabonis 5 (x) y Valanciunas 4 (f.i) Maciulis 13, Juskevicius 9, Jankunas 17, Kariniauskas 7 (x), Javtokas 10 y Ulanovas 4. DT: Kaslauskas.

Parciales: 10-7, 26-30, 45-48, 68-68 y 78-78. Arbitros: Sampietro, Chiti y Estévez.Estadio: Tecnópolis.

Please reload

Noticias Recientes

Please reload